Linux Mint el hijo de Ubuntu con sabor a menta, una versión refrescante que compite con Ubuntu

Linux Mint el hijo de Ubuntu que hoy intenta superarlo

Padre e hijo e una lucha por el control de la comunidad del software libre?


    Todos sabemos que Ubuntu es un gran sistema operativo, pero gran parte de su éxito se lo debe a Debian, de quien desciende directamente, algo similar ocurre con Linux Mint, una distribución basada en Ubuntu que parte de los principios propuestos por Canonical, simplificar, y facilitarle las cosas al usuario, en su transición al sistema operativo libre, sin embargo Linux Mint y Ubuntu siendo muy parecidos en sus inicios, han tomado direcciones muy distintas, ya que Linux Mint no solamente ha mantenido los principios propuestos por Ubuntu (en lo que irónicamente Ubuntu ha fallado), sino que también se ha apegado ferreamente a la filosofía GNU que caracteriza a la mayor parte de las distribuciones GNU/Linux que gozan del cariño de la comunidad Linuxera.

    Es en estos sentidos que Linux Mint habiendo sido muy despreciada en sus inicios, hoy en día se ha ganado a brazo partido, el favoritismo de muchos, especialmente de quienes comenzaron con Ubuntu, y debido a los cambios radicales de Canonical, de una u otra forma se han visto forzados a abandonar el sistema operativo, encontrando refugio en la distribución con sabor a menta.

Lo que corrige Linux Mint


Simplicidad, minimalismo, elegancia, intuitividad, pero sobre todo, potencia.

  
    La instalación automática, ya he hablado antes sobre esto, los problemas de Debian  parten con este error, y continúan en Ubuntu así como en otras versiones basadas en Debian/Ubuntu, Linux Mint no se encuentra a salvo de este problema, sin embargo el sistema de instalación (particionamiento automático del HDD) es mucho mas eficiente y amigable que el de sus predecesores, lo mas importante es que un usuario promedio podría hacer una instalación limpia sin grandes y especiales conocimientos, tal como lo haría con sistemas mas amigables (los privativos).

   Diseño intuitivo este es uno de los puntos fuertes de Mint, el diseño de su sistema operativo es limpio, e intuitivo, haciéndolo muy amigable para los usuarios dependientes de la interfaz gráfica.

    Interfaz elegante y vistosa sin desperdiciar tantos recursos y es que Mint suele incluir distintos entornos graficos, desde el fdex, hasta el cinnamon, y algunos casos (mi apreciado) gnome, bajo graficos personalizables, pero siempre muy elegantes, sin sacrificar mucho de su desempeño en beneficio de su aspecto, uno de los grandes detalles en los que Ubuntu hoy en día esta fallando mucho.

    Velocidad es otro de los puntos claves en los cuales Mint supera nuevamente a Ubuntu, si utilizamos un equipo de gama media o alta no notaremos una gran diferencia, pero en los equipos de gama baja, u obsoletos, si que podemos notar una gran diferencia en cuanto a velocidad.

    Mint también ha sacado algunas versiones basadas en Debian desde el 2010, lo que a mi parecer es otro paso en la dirección correcta, para superar a Ubuntu.

    Mint si sigue ofreciendo soporte a distribuciones de 32 bits y aquí si que hay una enorme diferencia, ya que Ubuntu ha anunciado que abandonara la arquitectura de 32 bits para enfocarse unicamente en los equipos de 64 bits, Mint aún no ha dicho nada especifico al respecto, y quien sabe que pasará luego, pero al parecer Mint no tiene intenciones de abandonar a los usuarios de equipos anticuados.

¿Si provienen de la misma raíz porque Mint y Ubuntu son tan distintos? 


Debian es el padre de muchas distribuciones Linux, pero en este caso es el abuelo de Mint


   El hecho de que ambas distribuciones sean tan parecidas, y al mismo tiempo se hayan enfocado, y desarrollado de forma tan distinta, es una gran ironía, mas que todo tomando en cuenta que Mint parte de lo mejor de la filosofía de Ubuntu, y ambos comparten los genes (por así decirlo), y las ideas que dieron origen a un proyecto tan abnegado como Debian.

    Pero hay que tomar en cuenta algunos detalles, y es que Canonical es una empresa con fines comerciales, Mint en cambio proviene de una suerte de organización, o fundación, que si bien tiene fines de lucro en lugar de basar su economía en la venta directa, y el modelo publicitario, lo hace en las donaciones, patrocinio, y sociedad, de la comunidad que lo respalda, dicho así Ubuntu esta mas orientado al sector privado e industrial, mientras que Mint se enfoca en el usuario común, entusiasta, y aprendiz, sin cerrarse al sector industrial y corporativo.

Conclusiones

    El orden natural suele ser que el alumno supere al maestro, un cliché que ya hemos escuchado muchas veces, y que en este caso es totalmente cierto, es toda una lastima lo que viene ocurriendo con Ubuntu, pero es una suerte contar con un proyecto responsable, y que se mantiene al día, como lo hace Linux Mint, por ello si aún no has probado este sistema operativo, o ya estas cansado de Ubuntu, te animo a probar Linux Mint, estoy casi seguro de que no te decepcionara.

    Pese a esto, aún  no pienso que Ubuntu sea un mal sistema operativo, todo lo contrario, es uno de los mejores, y ha sido la puerta de entrada de miles de usuarios al software libre, simplemente es una versión que ha salido de los canones de GNU, y se ha inclinado al beneficio comercial, aún así si tienes un buen equipo, vale la pena probarlo.

   ¿Te gusto mi análisis sobre estos titanes?, ¿crees que me equivoco?, o ¿me guarde alguna carta bajo la manga? te invito a dejarme estas acotaciones, y dudas, en los comentarios.

   Y recuerda, compartir es una forma de ayudarme a seguir adelante con este proyecto, si lo haces me sentiré mas motivado para seguir redactando artículos de este tipo, y aumentar la calidad de este blog.


 No soy una persona muy sociable, pero en la vida he tenido dos grandes pasiones, soñar, y preservar mis principios e ideales, por ende creo en la justicia, la equidad, y sobre todo la libertad.


EmoticonEmoticon